viernes, 28 de marzo de 2014

En cada barrio una isla económica, gobernada por la asamblea del barrio

Estas islas tienen que convencer a los que pertenecen al 99%, pero siguen viviendo en el sistema y votar a la izquierda conservadora, que la transición puede ser una transición útil, y pacífica y segura. Tienen que votar lo que ya están viendo cómo funciona. Este será el momento en que la votación conservadora se puede revertir totalmente, el momento de tomar la acción parlamentaria.

Grecia, de la desesperación, a la acción solidaria, a la economía alternativa, a las elecciones

La revolución de la patata

Artículo de Al Jazeera, recogido en La Informacion, nos cuenta uno de los movimientos que son el secreto que se esconde detrás del 29% de votos de SYRIZA

En Grecia, mientras la economía se contraía poco a poco entre 2009 y 2011, los precios iban subiendo. Este aumento, sumado a la caída de los ingresos, se mezcló en una coctelera explosiva hasta reventar.

Pero ahora, cada vez más recelosos de sus políticos, los ciudadanos son los que están tratando de salir del abismo como pueden. El activismo de base está triunfando con logros tan mesurables como un saco de patatas. ¿Patatas?

En el mes de abril la Autoridad Helénica de Estadísticas (ELSTAT) informó de una sorprendente caída en los precios de los tubérculos en marzo del año pasado. ¿La razón para esta deflación histórica? La revolución ciudadana de la patata. Este movimiento comenzó a gestarse cuando una serie de agricultores de Nevrokopi tuvieron una idea para protestar contra las importaciones de tubérculo egipcio: distribuir gratis toneladas de patatas en el centro de Salónica.

Después, llegó todo lo demás.

El Grupo de Acción de Voluntariado de la Prefectura de Pieria les invitó a vender sus patatas al por mayor. El 19 de febrero se organizó una venta de patatas a 25 centavos el kilo, un tercio de su precio en el mercado.

El movimiento se extendió a la Universidad Aristóteles de Tesalónica, donde un profesor de marketing agrícola organizó una venta de patatas en el campus. Vendió 50 toneladas.

Ahora, la revolución ha saltado las patatas y se organizan ventas regulares de más alimentos baratos como aceite de oliva, harina, arroz o miel. Incluso en Atenas.

Pero más allá, muchos señalan que la mayor contribución del movimiento a la cultura griega sumida en la crisis es su capacidad de fomentar el espíritu del “querer es poder”. “Esto sucede todos los días. Ven este movimiento como algo muy esperanzador”, declara un ciudadano llamado Tsolakidis.

“Podemos movilizar a más gente que cualquier otra persona”, dice Tsolakidis a Al Jazeera. “Recibimos alrededor de 5.500 pedidos de cada venta de productos, lo que representa alrededor de 45.000 personas, o el 55% de la población de nuestra ciudad... Las reuniones políticas tienen suerte si consiguen 50 personas”.

La patata ha dado un nuevo énfasis al poder individual. Y puede que, aunque ahora limitados al ámbito local, sus valores de independencia y servicio calen algún día en lo más alto del poder público en Grecia.

clip_image001

Antonis Davanellos, Syriza (http://www.vientosur.info/spip/spip.php?article6952)

El tercer elemento que quiero mencionar es que, en estas circunstancias, la organización de la población se refuerza y se extiende. Y no hablo sólo de las organizaciones políticas.

La izquierda impulsó comités de base al inicio de las movilizaciones. Los que más éxito cosecharon fueron los comités "¡Yo no pago!", http://denplirono.wordpress.com/, compuestos por aquella gente que rechaza pagar los impuestos (sobre la vivienda, vinculados a la electricidad…), los peajes de la autopista de Atenas a Salónica… La campaña ha sido todo un éxito y en torno a estos comités se han construido otras campañas.

Esto no fue más que el comienzo. Tras el incremento del movimiento de ocupación de los espacios públicos durante el último año, hemos creado lo que llamamos "asambleas populares", que se reúnen en los barrios. Es una iniciativa muy importante. Al principio sólo estaban impulsadas por Syriza, Antarsya y algunos anarquistas. Ahora tienen un peso considerable. La gente de un barrio se reúne una vez por semana y discuten sobre qué hacer o de las necesidades del barrio o de cómo responder a los fascistas (los neonazis de Alba Dorada que agreden a la gente inmigrante) y otras cuestiones.

clip_image003

clip_image005

clip_image007

clip_image009

clip_image011

clip_image013

clip_image015

clip_image017

clip_image019

clip_image021

clip_image023

clip_image025

clip_image027

clip_image029

clip_image031

clip_image033

clip_image035

clip_image037

clip_image039

clip_image041

clip_image043

clip_image045

clip_image047

clip_image049

clip_image051

clip_image053

clip_image055

clip_image057

clip_image059

clip_image061

clip_image063

clip_image065

clip_image067

clip_image069

clip_image071

clip_image073

clip_image075

clip_image077

clip_image079

clip_image081

clip_image083

clip_image085

clip_image087

clip_image089

clip_image091

clip_image093

clip_image094

clip_image096

Tiene que dejarse en manos de la creatividad del movimiento encontrar cuales mecanismos de economía alternativa son los que hay que implementar.

En todo caso, tenemos miles de propuestas, en papel, páginas web, etc.

Mucho de esto tomará forma de solidaridad filantrópica. Sin embargo, gran parte también estará sobre la configuración de nuevos esquemas comerciales alternativos. Lo importante es que haga frente a las necesidades apremiantes de los desesperados. Algunos ejemplos son el apoyo a las personas que pierden sus casas por no poder pagar las hipotecas, el pago de los servicios públicos, de voluntariado, o sistemas de trueque, o muchos otros.

La condición, la verdaderamente importante, es que la solidaridad con los "desesperados" se haga con el objetivo primero de restituir su dignidad, su autoestima. La dignidad perdida al perder el empleo, al pedir fiado en la tienda, al verse expulsados de su vivienda, al rebuscar en un cubo de la basura o al taparse la cara al acudir a un comedor social.

El objetivo primero es que se vean a sí mismo como miembros activos de toda la ayuda que reciben, como trabajadores y trabajadoras que se ganan el pan en la nueva Economía Solidaria.

 

Una Moneda para cada Bien: SISTEMA MONETARIO PARA LA ECONOMÍA SOLIDARIA

Front Cover

Desperado PEREZ

Desperado Theory, 01 Nov 2013 - 341 pages

Preview this book »

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada