viernes, 15 de marzo de 2013

La corriente reformadora

Dinero soberano

El pueblo y en su representación, el Banco Público tendrán el derecho exclusivo de crear todo el dinero, es decir, el dinero en efectivo y el dinero digital para las cuentas del banco o para los monederos electrónicos.

En una economía que ha retornado de una globalización a una localización, estamos hablando en gran medida de un Banco Público regional o local.

clip_image001

En realidad, el mismo esquema sirve para el dinero local, regional, nacional o continental.

El dinero creado por el Banco Público es la única moneda admitida para pagar los Impuestos imputados por el Ministerio de Hacienda a todas las personas y entidades con identidad legal. Será ilegal para los bancos comerciales crear nuevo dinero digital en cuentas de banco o en monederos electrónicos, del mismo modo que es ilegal crear billetes de banco y monedas.

El Parlamento discutirá los objetivos de la política monetaria. El primer objetivo será el de adecuar la masa monetaria al volumen de la economía, con el objetivo de parar en seco la inflación creada por la oferta de dinero por la banca comercial. En una economía sostenible, cada vez más productiva gracias a los avances tecnológicos, cada vez más eficiente a nivel local y cada vez más respetuosa con los gastos colaterales ambientales, debe significar un coste menor para proporcionar los mismos servicios.

Además, el Parlamento discutirá los objetivos del gasto público. El Banco Público proveerá de un suministro regular de dinero al Estado, suficiente para satisfacer las necesidades de los Presupuestos Generales del Estado. Estos gastos serán estables o en cualquier caso muy poco variables en una economía sostenible, una vez alcanzado un nivel del Estado de Bienestar adecuado. La consecuencia es una necesidad de una masa monetaria para los gastos del Estado estable y a la larga, decreciente. Una proporción creciente de la política redistributiva de los PGE será en forma directa de Salario Ciudadano.

Reforma de la banca: Cuentas de Cliente

Cada Banco crea para cada cliente una "Cuenta de Transacciones" y una "Cuenta de Inversiones".

La Cuenta de Transacciones será un servicio provisto por los bancos a sus clientes que reemplaza la función de las existentes "cuentas corrientes" o "cuentas a la vista". En el sistema existente, cuando el dinero es depositado en una cuenta corriente, el banco comercial considera que una gran proporción de ese dinero está disponible para usarse como préstamo a otras personas, y lo mezcla con sus propios activos. Puede hacer esto porque sabe que los clientes, en conjunto, normalmente sólo retiran una pequeña proporción de su dinero en un solo día. La reforma pretende asegurar que cualquier dinero depositado en una cuenta de este tipo debe quedarse solamente en esa cuenta, hasta el momento que el titular de esa cuenta desee retirar dinero o transferir el balance. El banco no podrá utilizar este dinero para su propia actividad prestamista. Sera parecido a meter el dinero en una caja de seguridad. Siempre estará ahí para el cliente. En este sentido se convierte en una banca de reserva total.

clip_image002

En la misma forma que uno puede tener actualmente un "cuenta de ahorros ", uno podrá tener una Cuenta de Inversiones. En esa cuenta no quedara en realidad ningún dinero ya que el dinero será invertido en alguna parte, simplemente representa la inversión que ha hecho el cliente; y un derecho del cliente a ser reembolsado por la cantidad de dinero que el banco haya tomado prestado del cliente, en función de su rendimiento y la Términos y Condiciones de la cuenta. Sera como invertir en Bolsa, pero delegando esa función al Banco. Es lo que hacen, por ejemplo, los fondos de pensiones. El banco no paga un interés por ese dinero, paga un retorno a la inversión.

Reforma de la banca: Cuentas del Banco Comercial

Cada Banco tendrá dos cuentas, una "Cartera de Inversión", y una "Cuenta de Explotación".

La Cartera de Inversión será por completo propiedad de los bancos y dispone de estos fondos a su libre albedrio. Es donde los bancos comerciales mantienen los fondos que sus clientes han pedido invertir, antes que los fondos tener hayan sido invertidos realmente. En esta función de gestores de las inversiones, - inversiones basadas en el ahorro y no en la deuda -, es donde los bancos recuperan realmente su misión de intermediadores financieros, ayudando así a la economía a financiar los negocios más competitivos, generando un flujo de dinero hacia las empresas más eficaces, más productivas, con mejor calidad de producto a coste menor.

La Cuenta de Explotación es donde el banco autorizado mantiene su propio dinero, incluyendo los fondos inyectados por los accionistas. Es la Cuenta en que son recibidos los pagos al banco, incluidos los intereses y los pagos por los servicios bancarios y desde donde se realizan los pagos del banco, incluyendo pero no limitado a pagos como los impuestos, los honorarios, las facturas al Banco del Pueblo y el pago a los accionistas.

Regulación de la masa monetaria

La cantidad de dinero del Banco Público creado para alimentar el circuito de los gastos y los ingresos del Estado, se destruye una vez recogido en forma de impuestos.

En cuanto a la masa monetaria, si se debe aumentar, se gasta más en los PGE que lo que se recoge en impuestos, añadiendo un "gasto de ajuste monetario". Si debe disminuir la masa monetaria, se limitan los gastos del estado sin que disminuyan los impuestos.

Los objetivos de la política monetaria y los objetivos de gastos e inversiones de los Presupuestos Generales del Estado tienen una relación, pero son independientes. En este sistema quedan vinculados.

image

Esta vinculación tiene sus ventajas pero también sus inconvenientes. En una economía estable el volumen de la Economía y el volumen de los Gastos del Estado se mueven al unísono. En crisis, pueden ir en sentidos contrarios.

El sistema no lleva en sí mismo ningún mecanismo para evitar la tentación de imprimir dinero, una tentación muy poderosa en periodos electorales, como es bien sabido.

clip_image006

En una variante más democráticamente radical de la misma propuesta, el sistema permite a cada ciudadano crear en su cuenta una cantidad de dinero igual a la que le tocara pagar en impuestos.

Después se hace un debate parlamentario sobre los Presupuestos Generales del Estado, y cada tendencia política presenta sus opciones.

Los ciudadanos se forman su opinión y del dinero recién creado que disponen, envían la proporción que les parece más adecuada a cada partida. De este modo habría democracia directa sobre los PGE.

image

Una vez terminado el ciclo fiscal, para pagar sus impuestos simplemente destruye de su cuenta de transacciones la cantidad de dinero que creo.

image

El camino para llegar a la Reforma

El medio para realizar la Gran Transición hacia una nueva economía y una nueva sociedad será, al final, político. Una coalición de partidos o candidaturas parlamentarias tendrán que ganar unas elecciones en cada país para que los supuestos de la Gran Transición sean convertidos en ley con plena legitimidad democrática.

Esta transición será a base de sucesivas iniciativas parlamentarias. En concreto, respecto de la reforma monetaria hacia un sistema de dinero soberano, ya hay al menos dos propuestas parlamentarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada